Ciudades de España

Descripción de algunas de las ciudades mas bonitas de España

SALAMANCA

“Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella
a todos los que la apacibilidad de su vivienda han gustado”
Miguel de Cervantes

Esta espléndida y alegre ciudad sorprenderá a todo aquel que quiera pasear por sus luminosas calles y contemplar sus innumerables riquezas arquitectónicas, edificios históricos y otros rincones singulares que maravillaron a tan ilustres personas como Unamuno, Lope de Vega, Cervantes, reyes y tantos otros…Sus dos impresionantes catedrales, la Universidad más antigua de España con su sensacional fachada plateresca en la que tendrás que encontrar una rana, la Plaza Mayor, considerada por fuentes de la época la más grande de la cristiandad y actual lugar de cita de los salmantinos, la fascinante Casa de las Conchas y su robusto puente romano que lleva 2000 años contemplando cómo el río Tormes baña la ciudad; y cómo olvidar su gastronomía, tan variada como su patrimonio, el mundialmente conocido jamón de Guijuelo, la innumerable diversidad de pinchos que ofrecen los bares… Pero no solo la ciudad te sorprenderá, en sus cercanías podrás contemplar los angostos valles de las arribes del Duero que nos separan de Portugal , soberbias montañas nevadas en la Sierra de Béjar, sorprendentes pueblos como La Alberca o Ciudad Rodrigo y fascinantes paisajes originados por los ríos que la recorren y que han sido testigos de su historia durante 27 siglos.

“Es una fiesta para los ojos y para el espíritu,
ver la ciudad como poso del cielo en la tierra de las aguas del Tormes”
Miguel de Unamuno

ZARAGOZA

“¿Zaragoza se rendirá? La muerte al que esto diga. Zaragoza no se rinde. La reducirán a polvo: de sus históricas casas no quedará ladrillo sobre ladrillo; caerán sus cien templos; su suelo abriráse vomitando llamas; y lanzados al aire los cimientos, caerán las tejas al fondo de los pozos; pero entre los escombros y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde”
Benito Pérez Galdós

Un paseo por Zaragoza es un recorrido por la historia de todos los pueblos que han pasado por la península Ibérica, a la que dio nombre el río Ebro, que baña la ciudad. Nos dejaron un inmenso patrimonio que podemos contemplar en muchos lugares de esta ciudad que tuvo el honor de ser fundada por el emperador Cesar Augusto y de ser la capital del poderoso Reino de Aragón. Podemos visitar la Basílica del Pilar, de proporciones majestuosas y construida según la tradición, donde indicó la Virgen María en su visita a la ciudad, es el templo barroco más grande de España y el primer templo mariano de la cristiandad, lugar de peregrinación de miles de personas y en el que podemos admirar frescos de Goya e innumerables tesoros. Podemos hacer un viaje en la historia de los últimos 1000 años sin salir del impresionante Palacio de la Aljafería, ya que fue palacio de los reyes Taifas, lugar de coronación de los reyes aragoneses, hogar de los Reyes Católicos, sede del Tribunal de la Inquisición…Contemplaremos la magnífica mezcla de estilos arquitectónicos en la sensacional Catedral del Salvador.
En los alrededores de Zaragoza podemos visitar innumerables Castillos, Monasterios, y espléndidos paisajes en las cercanías de una de las mayores alturas de España, el Moncayo, sin olvidar la proximidad de la cordillera de los Pirineos que nos separa de Francia.

Esta ciudad tuvo un sufrimiento desmedido durante los Sitios de Zaragoza en la guerra de la Independencia contra Napoleón, hechos tan conocidos mundialmente que hasta Tolstoi lo menciona en “Guerra y Paz”. Esto le valió a la ciudad los títulos de siempre heroica e inmortal.

MADRID

“Es Madrid patria de todos, pues en su mundo pequeño son hijos de igual cariño, naturales y extranjeros”
El Maestro de Danza,
Pedro Calderón de la Barca.

“De Madrid, al cielo”. Este es el dicho popular en el que se resume lo que Madrid puede ofrecer al visitante. En Madrid conviven vanguardia y tradición de manera armónica. Lo más cosmopolita y lo más arraigado en un mismo espacio urbano.

Desde que a mediados del s. XVI Felipe II decidiera trasladar la capital de España a Madrid, principalmente por su privilegiada ubicación en el centro de la península Ibérica, la bondad de su clima y la calidad de sus aguas, la ciudad ha sido el lugar de residencia de los diferentes reyes españoles. Madrid no es solo la capital política de España, sino también su capital económica y cultural. Porque la cultura es una de las grandes apuestas de la ciudad con museos de prestigio internacional, como el famoso Museo del Prado con una impresionante colección se pueden admirar obras maestras de los españoles más sobresalientes Velazquez, Murillo, Goya, etc., exposiciones y galerías de arte de la más alta calidad, conciertos y espectáculos que incluyen el flamenco más auténtico, la ópera, la zarzuela, el teatro alternativo o los modernos musicales de la Gran Vía, el pequeño Broadway madrileño.
Madrid ha sido la capital de un Imperio y eso se refleja en sus edificios, como el espectacular Palacio Real, el elegante parque de El Retiro o su solemne Plaza Mayor. Madrid respira grandiosidad sí, pero al mismo tiempo, el visitante se percata de la amabilidad castellana de sus habitantes que hace que nadie se sienta extraño. Descubrir Madrid es pasear por sus calles, por sus barrios (como el entrañable barrio de Letras, donde vivieron escritores de la talla de Lope de Vega, Quevedo o el mismo Cervantes), visitar sus mercados tradicionales, como El Rastro que cada domingo aparece las populares calles de La Latina, donde los anticuarios y vendedores muestran sus ofertas al público y podemos encontrar desde un candelabro del s. XIX hasta artículos de piel a un precio excelente.

A todo esto tenemos que añadir la inigualable oferta gastronómica de los restaurantes de Madrid, que representan un escaparate de todas las regiones de España y de sabores internacionales. En un mismo menú pueden convivir el sabroso gazpacho andaluz con un exquisito guiso de marisco gallego y un delicioso postre catalán.

Porque en cada rincón de Madrid vemos la esencia de España, tanto de su presente como de su pasado y futuro. Realmente, el dicho popular es cierto. Digamos entonces que “de Madrid, al cielo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *